Los muelles o cierrapuertas son dispositivos que se encargan del control cierre seguro de puertas que han de cerrarse de forma controlada siempre. La elección del mecanismo depende de las características de la puerta y de la función que se necesita que cumpla.

En todos los casos, es necesario comprobar que el mecanismo elegido es capaz de soportar el peso y las dimensiones de la puerta, para ello, se revisa los datos técnicos del producto en concreto que quieras adquirir.

¿Cómo elegir muelles cierrapuertas?

¿Cómo elegir el muelle o cierrapuertas indicado?

Profesionales que han trabajado con Cerraduras Sag aseguran que a la hora de escoger se recomienda contar con la asesoría de un cerrajero especializado y se debe tener en cuenta los aspectos tales como.

Velocidad de cierre

Velocidad de la puerta al girar en torno a un eje, técnicamente llamada velocidad angular, se mide en radiales/segundo.

Esta velocidad se mantiene constante a lo largo de los 180º -5º, es regulable en todos los modelos y es termo estabilizado, es decir que es inalterable a los cambios de temperatura exterior.

Retardo de cierre

Se mide en segundos, una vez retenida la puerta, tardará x segundos en cerrarse sola, es regulable y mantiene la puerta abierta hasta 30 segundos.

Es regulable en los modelos más evolucionados de la serie, de este modo personas con movilidad reducida, madres con carritos de niños, enfermeras con camillas de ruedas etc, tienen suficiente tiempo para atravesar la puerta.

Ángulo de retención

Cerrajeros que han trabajado con Cerraduras Dierre, de cuyas funciones puedes leer presionando el siguiente vínculo, señalan que la retención siempre se encuentra en el brazo o en la guía deslizante, el ángulo de retención es ajustable en modelos con brazo articulado entre 70º – 150º, y en modelos con guía deslizante entre 80 – 120º.

¿Cuáles son sus funciones principales?

La fuerza de cierre

Define la capacidad del cierrapuertas para un tamaño de puerta apropiado.

La estabilidad

De las regulaciones de velocidad frente a la utilización en el tiempo y a los cambios de temperatura.

El grado de eficacia

Es la relación del esfuerzo a realizar al abrir la puerta respecto a la potencia que devuelve el cierrapuertas al cerrar la puerta.

La durabilidad

Frente a la utilización prolongada, se exige que los valores de fuerza de cierre, estabilidad y grado de eficacia apenas disminuyan después de 500.000 ciclos completos de apertura y cierre de la puerta.

Golpe final

Se activa al llegar a los 5º con velocidad de cierre constante, para evitar así un golpe brusco del resbalón de la cerradura en su alojamiento, da el último empujón para que la cerradura se aloje en el cerradero, es regulable dependiendo del modelo a través de una válvula o según la posición del brazo, se recomienda contar con cerrajero de confianza que le explique todo lo relacionado al tema.

Amortiguación de la apertura

Regula la fuerza con la que se puede frenar la puerta a la apertura, tiene la misma dirección, pero en sentido contrario a la Velocidad de Cierre (> Amortiguación = > Resistencia a la apertura y viceversa), es regulable en los modelos más evolucionados de la serie, protege contra deterioros puerta y pared.

 

Categorías: seguridad

error: Content is protected !!